Las sorpresas de la vida

Puedo decir que estoy contento.

La Biela, en estos 5 años cumplidos y una vez editado este número 10, me ha dado grandes alegrías.
Hemos tenido momentos difíciles y apesadumbrados y momentos alegres e ilusionantes.
Periodos de cansancio y periodos de vigor creativo. Y siempre, hemos tenido momentos para aprender.
Aprender a recordar, aprender a trabajar y aprender a crear.
También, como no, aprender a mirar alrededor y distinguir la mies de la paja.
Hemos querido crear un vehículo comunicativo, lúdico y de aprendizaje. Y sobre todo un espacio donde los que
compartimos pasión por la RNO podamos encontrar un sitio donde mirar en nuestros ratos de descanso
y saber que ahí fuera también hay compañeros que celebran con ilusión el concepto de RNO creado por Pedro Planas.
Habrá quien lo ha entendido y quien no quiera entenderlo. Por que cada uno tiene sus batallas y sus intereses particulares.
2 números por año durante los últimos 5 años. Espacio de distribución mundial. Visitas recibidas sólo de la página de entrada más de 3000 y del resto de las páginas incontables. Costes de edición completamente por parte de los editores. Más de una docena de países contactados a través de la revista. Multitud de solicitudes de información sobre la RNO.

Y a cambio de todo ésto la cantidad de amigos que se descubren. La sorpresa de la vida. Y de pronto alguien te escribe para contarte que hace muchos años ya, conoció a Planas. Y sólo a Planas. A Planas y su RNO. Y que lejos de todo y de todos, practica la RNO.

Por esto, solo por esto, mereció la pena llegar hasta el número 10.

Jesús María Martínez Gil. Donostia-San Sebastián a 9 de enero de 2009.