PORTADA

Los Tres Pilares de la Odontología

Dr. Juan José Arana Ochoa

A pesar de lo sofisticado y ultravarguandistas de las técnicas odontológicas actuales, el mantenimiento de una salud buco-dental, es relativamente fácil e incluso económico, si se presta atención a una serie, en concreto tres, de premisas, que nos puede llevar a conseguir el fin con el que todo profesional del area dental debe de proponerse para sus pacientes, esto es:

DIENTES SANOS Y VIVOS PARA TODA LA VIDA

Para ello contamos con tres areas fundamentales:

SALUD DENTAL:

En esta parcela hay que prestar especial atención a la patología de la "caries", la cual afecta a la estructura dentaria y como herramienta terapeutica contamos con las obturaciones (empastes), e incluso en aquellos casos muy avanzados en los que hay afectación de la pulpa (nervio), se puede realizar una "endodoncia" (quitar el nervio), con todo lo cual conseguiremos mantener los dientes en la boca, para que sigan realizando sus funciones de masticación, oclusión y estética.

SALUD PERIODONTAL:

Encías sanas. Cuando la encía está enferma, se produce como primer síntoma un sangrado, bien espontáneo o provocado, por ejemplo al cepillarse. Si la enfermedad continúa su evolución, se llegará a afectar el hueso que sostiene al diente, lo va comiendo como si fuera una "polilla", con la consiguiente movilidad dentaria y posterior pérdida de la pieza dental (totalmente sana). Como medida de tratamiento, realizamos una Limpieza de Boca (tartrectomía) y si es necesario, raspados y alisados radiculares. Estos tratamientos no son nada agresivos y son muy bien tolerados por todo el mundo (hacer constar que sin el mantenimiento de una higiene dental correcta, cepillo-pasta de dientes, por parte del paciente, los resultados no son los emjores).

SALUD OCLUSAL:

Los dientes superiores deben de "encajar" con los inferiores y a la inversa, en unas condiciones óptimas de función. Esto significa que las fuerzas de masticación, unos 100 kg. por centímetro cuadrado, deben de repartirse por igual entre todos los dientes de la boca. La forma en que articulan unos dientes con los otros, no es siempre lo mismo, toda la vida, sino que va cambiando con el tiempo. La ausencia de piezas dentales, (por extracciones generalmente), crea unos espacios libres, que facilitan aún más la tendencia a producirse movimientos desajustables y una falta de contacto de los maxilares entre si.

Cuando un diente, recibe una carga al morder de una forma desequilibrada (el diente está torcido), sufrirá en su estructura de soporte un trauma que dañará su estabilidad, a veces con molestia y dolores. También repercutirá en las articulaciones de la mandíbula e incluso alteraciones musculares a distancia, cuello, nuca, hombros, espalda, etc.

Como tratamiento realizamos una técnica simple llamado "tallado selectivo" para equilibrar la oclusión, sin dolor, sin anestesia y sin aparatos, tallando generalmente en una sola sesión de unos treinta minutos de duración (nosotros seguimos la filosofía de la Rehabilitación Neuro-Oclusal) y utilizando simplemente una fresa en la turbina, para eliminar sin que se note en el diente los contactos patológicos.

CONCLUSION

Como podemos ver, para tener una boca sana y con todas las piezas dentales, deberíamos acudir a nuestro dentista por lo menos a revisión una vez al año y mediante tratamientos conservadores faciles en su realización, no excesivamente molestos y de un gasto económico inferior a los presupuestos protéticos restauradores, mantendremos nuestros dientes en boca y dejar los "implantes" para la jardinería.

Fdo: Juan José Arana Ochoa
Odontoestomatologo

SUBIR PORTADA