PORTADA

XLV Congreso del
Club Internacional de Rehabilitación Neuro Oclusal

Seguramente fue en Córdoba cuando me enteré por boca de Rafael García del Carrizo que este XLV Congreso del CIRNO lo tendríamos que organizar en San Sebastián. Eso daba 2 años de margen. Pero los primeros doce meses desaparecen sin pensar en nada y los segundos, parece que no, pero se te van también muy rápido. Tan rápido que si te descuidas, te pasa el tiempo y no tienes nada.

Nosotros, Victoria y yo, contemplamos 3 posibilidades de organizarlo:
1.-Darlo a una secretaría técnica por completo y desentendernos. Quien haya organizado algún evento es posible que sepa cual es su significado. Aquí no lo voy a descubrir. No quiero problemas.
2.-Organizarlo al 100 por 100 nosotros solos. Cosa verdaderamente suicida.
3.-Contratar a una secretaría técnica que llevase ciertos trámites y papeleos que pudieran marearnos en exceso, encargándonos nosotros de contratar y controlar la mayor parte del Congreso.

Elegimos la tercera opción pues siempre pensamos en hacer NUESTRO este Congreso. A pesar de lo que pueda parecer no ha sido fácil y nos hemos llevado más de un sofoco y mal rato. Y hemos tenido que trabajar mucho más de lo que inicialmemnte pensábamos que sería.

Solicitamos ayuda de un montón de laboratorios de los que sólo 2 mostraron algún interés: Zambón y KIN. Nada o poco conseguimos.

La Diputación Foral de Gipuzkoa nos solicitó un dossier del Congreso y nos mostró abiertamente su intención de colaborar con la organización, ofreciéndonos una ayuda que desde aquí queremos agradecer.

También Caja Laboral, que fue la única entidad de ahorro que se ofreció a ayudarnos en la edición de los folletos y sobres.

Al Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Gipuzkoa le agradecemos el mantener los compromisos adquiridos por la Junta anterior y su ya ex-presidente Fernando Gutiérrez con el Comité Organizador del Congreso.

A Previsión Sanitaria Nacional agradecerle su presencia permanente durante el Congreso, el sorteo de una estancia en Alicante (que le tocó si recordamos bien al presidente de la AEPP) y la ayuda que nos prestó en los días previos al inicio resolviéndonos los problemas de última hora.

A Dentimail que colabora desde hace años con estos eventos.

Todo esto para poder ofreceros el mejor Congreso que fuéramos capaces de preparar.

Lástima que llegásemos tan agotados que las fuerzas se nos quedaron en el camino. Unos malditos catarros nos privaron de poder disfrutar un poco más. Bien es cierto que recordando también lo hemos sabido disfrutar. La compañía de todos los que habéis participado en el Congreso y de todos vosotros que habéis venido desde lejos para estar unos días compartiendo con nosotros esta maravillosa ciudad, es un deber nuestro agradecerlo. Estaremos contentos si también habéis disfrutado en este Congreso.

Se hicieron eco el periódico Diario Vasco en su edición impresa y digital, la cadena de radio Onda Cero, la televisión local Teledonosti y de manera indirecta y especial la televisión Euskal Telebista.

El miércoles 17 se celebró el precongreso del Dr. Larena y previamente en el COEG el Dr. Martínez Gil impartió la conferencia titulada Gastritis Aguda de la Infancia. Esta conferencia se recoge integramente en la presente edición de La Biela.

El día 18 fue un día plenamente científico en el que se dió lectura a una carta que el presidente del CIRNO, dr. García del Carrizo, enviaba para dar noticia del motivo de su ausencia. Su primera ausencia a este congreso desde que se fundó. Motivos de salud.
Por la noche tuvimos la oportunidad de conocer el mundo de las sidrerías guipuzcoanas con su típico menú a base de tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, chuleta, queso con membrillo y nueces y sidra al txot. Para hacer hambre hicimos un poco de ejercicio viendo como Iñaki Perurena y su hijo nos mostraban la técnica e historia del levantamiento de piedras.

El 19 después de un aperitivo científico realizamos una excursión que nos llevó a lo más profundo de Gipuzkoa. En Aranzazu pudimos conocer la montaña y la arquitectura religiosa a la par que las comidas de domingo guipuzcoano. Lástima del salón, ya que no nos pusieron el reservado previamente con vistas al monasterio.

Para compensar, el párroco de Loiola en Azpeitia, nos obsequió con una de esas visitas que ya raramente se pueden vivir. Rápida pero intensa, a la casa cuna de Ignacio de Loiola. También llamado Iñigo de Loiola. El centro del universo jesuítico.

Luego por la noche, cada uno a sus labores.

El 20 fue un día de intenso trabajo científico que terminó por la tarde con la Asamblea de la Asociación Española Pedro Planas. Pero eso es otro tema.
Para despedirnos tuvimos una pantagruélica cena en el Real Club de Tenis de San Sebastián al lado mismo del Peine del Viento. Sólo falló la megafonía, que se puede perdonar ya que eso no era para comer. Después, algunos nos quedamos a tomar unas copas en el pub hasta que decidimos que todo estaba ya listo.

Cuatro días en los que hasta el tiempo acompañó. Las vistas desde el hotel y la sala de congreso, espectaculares sobre la bahía donostiarra, la ciudad de San Sebastián y el mar Cantábrico abierto a los ojos de todos y de nadie. Con los veleros, las chipironeras y los pesqueros del puerto saliendo a faenar. Y los acompañantes que pudieron disfrutar de la ciudad, de una visita especialmente guiada al museo Chillida-Leku de la familia Chillida, del paseo por Getaria sus iglesias y sus calles, de Zumaia y como no del paseo marítimo de Zarautz.

Sobre los contenidos de la parte científica, los ponentes, sus conferencias, debates y discusiones que surgieron, las preguntas, etc... no voy a extenderme ni a entrar en detalle, ya que quien tuvo interés, estuvo allí y ya lo vivió.
Y quien no estuvo allí, será por que no le interesó.
Por tanto, unicamente mi agradecimiento a todos los que colaboraron en la organización del Congreso en su parte científica. Conferencias las hubo y muy interesantes. Aportaciones nuevas tanto en formato como en contenido, que no defraudaron a nadie.
El programa se llenó gracias a quienes desinteresadamente quisieron participar y construir el Congreso.
Gracias a todos los buenos amigos que vinisteis. De España sí, pero también, no lo olvidemos, de Alemania, de Italia, de Francia y de Estados Unidos. INTERNACIONAL.

Gracias otra vez a todos los que estuvísteis aquí.

Y a los que no, pues eso...

SUBIR PORTADA