PORTADA
Un paseo por Donostia-San Sebastián 2007 CIRNO XLVº
Cuentan que el día 31 de agosto de 1831 (perdón, 1813) ardió todo San Sebastián y que sólo quedó en pie uno de los lados de la calle que hoy se conoce como 31 de Agosto. Intervinieron en ello tropas inglesas y francesas, además de los de aquí, claro. Fueron los héroes de Zubieta quienes se encargaron de poner en marcha la reconstrucción. Hoy día esta calle está inmersa en la Parte Vieja de la ciudad. Es la zona del txikiteo y en ella hay bares tan conocidos como el Martínez o el La Cepa.
En un extremo de la calle está la Iglesia de San Vicente
que se abre por un costado a la Plaza de Zuloaga con el edificio del Museo de San Telmo. En esta plaza hay un mural de Chillida (el pintor).
Hacia la mitad de 31 de Agosto está la Plaza de la Trinidad donde se ofrecen conciertos del Festival de Jazz desde sus comienzos. Y en el otro extremo de la calle está la Basílica de Santa María, que da su frente a la Calle Mayor y desde allí en línea recta podemos ver la Catedral del Buen Pastor. Saliendo por la calle Mayor llegamos al Boulevard donostiarra recientemente transformado. En este extremo se sitúa el Ayuntamiento que por uno de sus costados, la calle Igentea, da entrada al Puerto y Muelle de Pescadores.
Pero nuestro paseo no va por allí, sino que se adentra un poco en los jardines del Boulevard donde podemos ver el kiosko de forma ovalada y con características vidrieras del romanticismo que inunda la ciudad.
Continuando nuestro paseo llegamos al final del Boulevard y
nos encontramos con el mercado tradicional donde se venden los productos de caserío, y que con las sucesivas reformas ha acabado bajo la tejavana del antiguo Mercado de La Bretxa, ahora convertido en centro comercial.
En San Sebastián los mercados tradicionales se han sustituido en los últimos años por centros comerciales, respetando en unos la estructura anterior y en otros no. Así ha sucedido con el Mercado de Gros, el de La Brecha y el de San Martín. Como en todas partes, imagino.
Podemos cruzar la calle que forma el Boulevard y continuar por la calle Legazpi para llegar a la Plaza porticada de Gipuzkoa donde además de los jardines con estanque y patos, está la sede de la Diputación Provincial, la Diputación Foral de Gipuzkoa.
Si atravesamos en diagonal la Plaza de Gipuzkoa podremos continuar por la calle Churruca de gran tradición comercial, con tiendas como calzados Churruca o de moda como Arbelaitz. Accederemos a la Avenida de la Libertad donde están tiendas como Friki en moda infantil o Auzmendi y Ramón Hernández para moda adultos. Por la Avenida iremos, dejando a un lado la calle Garibai con sus fachadas románticas, hacia la calle Urbieta y bajando hasta cerca del Centro Comercial San Martin nos acercaremos a bares tan conocidos como Aurrera, San Marcial o Ciaboga ya éste en la calle Easo.
Es en esta calle si bajamos un poco más donde podremos ver uno de los pocos jardines verticales que se pueden contemplar. En ese cruce con la Cuesta de Aldapeta donde está el Colegio de Marianistas, está la parroquia donde hizo la Primera Comunión la que fue Reina Fabiola de Bélgica.
Cruzando la calle Easo nos podemos acercar, atravesando la calle Urbieta (allí mismo está la tienda de zapatos Foxter), a la Catedral del Buen Pastor. Desde allí salimos a la calle San Martin, una de las principales calles de acceso al centro de San Sebastián. En esta calle hay numerosas boutiques de moda como Burberrys o Loewe y una tienda de bolsos y artículos de piel llamada BOX. En frente del Buen Pastor está la calle Loiola que posiblemente sea el corazón comercial de la ciudad. Podemos salir por esta calle peatonal de lo más animada, otra vez a la Avenida de la Libertad y de allí a buscar el río Urumea con el puente de Santa Catalina
Si lo cruzamos nos situaremos delante del edificio modernista de la Equitativa y del barrio de Gros.
Por ese lado y pegados al río andaremos por la calle Ramón María Lilí, llegando hasta los Cubos de Moneo, del Kursaal.
Cruzaremos otra vez el río por el Puente de la Zurriola
Un poco más y estaremos otra vez en el Boulevard, dejando a nuestra izquierda, junto al río Urumea los edificios del Teatro Victoria Eugenia y del Hotel María Cristina.

SUBIR PORTADA