PORTADA

Consecuencias de la aparatología fija.
Sus movimientos secundarios perniciosos.

(Algunos casos clínicos)

Antonio Machado Capelas - Oporto (Portugal)

Mi experiencia y estudios que realicé en la clínica del Dr. Pedro Planas, ilustre presidente de la S.E.D.O., me han permitido afirmar que la aparatología fija provoca movimientos secundarios indeseables, por lo cual considero dicha terapéutica no biológica y produciendo oclusión traumática.
En este orden de ideas estoy convencido y puedo afirmar que la terapéutica fija es uno de los principales factores desencadenantes de paradentosis a posteriori, porque no conduce los dientes a posiciones equilibradas en la dinámica funcional de la oclusión dentaria.
No discuto aquí su acción nefasta como desencadenante de caries por la dificultad que todo ortodoncista observa en la práctica diaria de una eficaz higiene indispensable para la conservación del sistema masticatorio, ya que debajo de las bandas y arcos no hay cepillo y pasta dentífrica que permita remover convenientemente los residuos de los hidratos de carbono de las comidas y golosinas, tan perniciosos en estas edades.
Documento este trabajo con casos de mi clínica privada. Las conclusiones a que he llegado cuando coloco un arco lingual con bandas en los molares de los seis años, son las siguientes:

  1. Si el arco está fijado fuertemente tenso en los molares, tiene tendencia por su elasticidad a abrirse, arrastrando siempre los molares de anclaje, que sufren varios movimientos, unos de traslación en el sentido vestibular mesial y otros de rotación sobre su propio eje, pudiendo en casos de bandas o arcos mal aplicados sufrir movimientos complejos de basculación.
    Teóricamente, a al altura de la cuerda debería disminuir reduciendo la protusión de los dientes anteriores, pero no siempre esto sucede. (Ver esquema nº 1 y figuras del Caso nº 1).
  2. Si el arco es aplicado a los molares de los seis años sin tensión expansiva o ligeramente tenso en sentido negativo, los molares prácticamente no sufren movimientos, pero los premolares en contacto con el arco pueden ser proyectados en sentido vestibular, produciendo una desarticulación más o menos pronunciada. (Ver esquema nº 2 y figuras del Caso nº 2).
  3. Cuando por necesidad, protrusión grave en edad adulta, me veo obligado a extraer los primeros bicúspides superiores y pretendo retruir en masa el grupo frontal o con más cuidado aplico un arco vestibular con fijación a los primeros molares superiores y al mismo tiempo a los segundos para distalar los caninos, siempre obtengo al mismo tiempo que la distalización de los mismos una mesialización indeseable de los segundos premolares y primeros y segundos molares. (Ver esquema nº 3 y figuras del Caso nº 3)


CASO nº1. Ficha nº 1748.- M.E.Q.C. 11 años

Motivo de la consulta.- En 27-9.57, después de algunos años de tratamiento por otro colega y descontentos la paciente y el padre de la misma de la evolución del tratamiento, fue solicitada mi opinión. El descontento era tal que si rehusaba al tratamiento la paciente afirmaba abandonar la corrección. Estaban fatigados de un tratamiento largo y sin resultado favorable, afirmando que en lugar de mejorar cada vez estaba peor.
Del estudio clínico verificado se trataba de una niña bastante bonita, con desarrollo normal con respecto a la edad, muy inteligente, y no revelaba ningún vicio que motivara dismorfosis dento maxilo craneofacial.
El estudio de las arcadas dentarias reveló un aparato lingual fijado por unas bandas molares de los seis años, que según mi opinión, deben considerarse como responsables de la anomalía secundaria de que era portador la paciente.
Esta niña, si no hubiera usado ningún aparato, seguramente en este momento tendría una oclusión normal o una ligera protrusión superior.
Diagnóstico.- Caries penetrante con unas hilas de algodón en los molares de los seis años inferiores, caries superficiales en los primeros molares superiores.
Arcada superior en forma de proa de barco con las siguientes mediciones:

SI = 32
Debe ser
Diferencia
4 /4 = 38
37,5
0,5
6/6 = 55
48
6
I = 20
18,5
1,5

Arcada inferior.-Porque nunca usó ningún aparato tenía un aspecto normal, apenas un ligero apiñamiento de los incisivos y estado miserable de los seis años por falta de cuidados terapéuticos de dentistería operatoria.
Relación de arcadas.-
Debían estar en neutro bilateral pero a consecuencia del arco de expansión superior están casi saltadas la articulación a nivel de los molares que fueron expandidos 6 milímetros más de la posición deseada. Leve protrusión de los incisivos centrales superiores.
Terapéutica aconsejada.-
Sacar inmediatamente lo que tan nefastos resultados había producido. Tres días después los padres piden se inicie el tratamiento. Saqué el arco y bandas y pude entonces analizar el modelo superior sin la interferencia del aparato y verifiqué lo siguiente. El arco lingual había desplazado vestibularmente los molares y segundos bicúspides estando éstos en una articulación traumática agravada por las rotaciones de los molares y la basculación de las coronas hacia la línea media y la de las raíces hacia el vestíbulo. el día 15-10-57 coloqué el primer aparato de Bimler. En 27-3-58 nuevo aparato de Bimler por avería grave del mismo. En 30-6-58 (ver modelos) está practicamente terminado y sin extracciones, a pesar de la gravedad de sus caries, que me obligaron a procedimientos de endodoncia y a colocar incrustaciones metálicas en los primeros molares inferiores.

CASO nº2. Ficha nº 195.- M.O.C.F. 15 años y medio, bien constituida.

Consultóme en 24-8-55. Manifiesta había recurrido a otro colega solamente para mejorar la posición del lateral superior izquierdo en rotación. Lleva varios años en tratamiento sin que el citado lateral mejore,y está muy descontenta, así como sus padres, porque en lugar de solucionar su problema estético (una niña hermosa) observaban que los dientes posteriores se desarticulaban.
Examinada la niña, se trataba de una paciente originariamente portadora de una leve sobremordida.


Llevaba un arco lingual con bandas fijadas en los primeros molares superiores, poco tenso a nivel de los dientes anteriores, pero empujando los premolares hacia el vestíbulo, llegando a saltar la articulación del primer premolar y en vías de suceder lo mismo con el segundo.
Estaba contraindicada dicha terapéutica, y para que no causase más estragos acordé con los padres proceder a su remoción, lo que realicé en 24-9-53. Coloqué un aparato Planas levantando la articulación y desgastando la resina procuré que los premolares expandidos excesivamente fueran colocados en su lugar con la acción de los músculos de los labios y de las mejillas.
En 31-1-56 sustituí el aparato por un Bimler, apreciando mejoras notables. En 28-2-57 tenía la articulación lateral de ambos lados en neutro perfecta, dejando de asistir la paciente a la consulta hasta el 8-6-57.
En esta fecha coloqué un aparato de "Atkinson" y rapidamente alineé el incisivo lateral izquierdo, a causa de despegarse algunas bandas la paciente pidió que le retirase el aparato por motivos de orden estéticos (17 años). El lateral recidivó, obligando a colocar nuevamente el "Atkinson" en 19-10-57. Esta vez giré el lateral sobrepasando la posición normal (contando ya con la recidiva), y por exigencias de la paciente fui forzado a retirar nuevamente el aparato en 14-3 58, antes de estar totalmente consolidado en esta posición.


Actualmente, y pasados cuatro meses (ver últimos modelos), el caso está bastante bien, teniendo en cuenta que el lateral recidivó ligeramente.

CASO nº3. Ficha nº 104.- J.L.B.. 18 años, estudiante.

En 15-3-55 me consultaron por una grave dismorfosis dento máxilo facial y con un complejo de inferioridad que era motivo de gran disgusto de los padres. Estos habían ya escuchado la opinión de muchos médicos, que les afirmaban que no tenía ninguna solución. Supieron de mi regreso, después de permanecer dos años en la clínica del Dr. Planas, de Madrid, y desearon saber mi opinión.
Por el examen clínico que verifiqué se trataba de un retrasado psíquicamente, chupador del labio inferior, apreciándose saliva por las comisuras de los labios. El labio superior atrésico, con una sonrisa característica de su afección que exageraba el aspecto desagradable de su rostro con un grupo de dientes anteriores de la arcada superior protruidos y siempre visibles.
El estado de las arcadas dentarias reveló caries en tres molares, gingivitis tártrica y falta de higiene (cepillo).
En los modelos gnatostáticos observé compresión bilateral simétrica de ambas arcadas dentarias en neutrooclusión con protrusión superior levemente diastemada y retrusión de los incisivos inferiores apiñados.

SI = 32
Debe ser
4/ 4 = 32
37,5
6 /6 = 46
49
I = 23
18,5


Siendo esta anomalía tan grave, a consecuencia de la edad del paciente con estructura óseo cráneo facial totalmente consolidada, advertí a los padres de la gravedad del caso, informándoles que no tenía corrección total en el sentido ortopédico moderno, pero mucho se podría beneficiar con una cosmética facial llevada muy lentamente y durante mucho tiempo.
En 4-5-55 coloqué los primeros aparatos Planas con tornillos en ambas placas y una reja en la superior para evitar que el paciente continuara
chupándose el labio inferior, lo que motivaba su anomalía dentaria.
En 14-12-55 sustituí los aparatos por otros idénticos, porque los tornillos ya no funcionaban después de haber conseguido una fuerte expansión y retrusión de los incisivos superiores mejorando el aspecto estético del paciente.
En 29-6-56 coloqué un arco inferior con bandas en 6, 2, 1./1, 2, 3, 4, 6 para protruir y alinear los incisivos inferiores y caninos, lo que conseguí, pero más tarde, al retirarlo, recidivó, pues, apesar de todos los esfuerzos en combatir su mal hábito, persistió en chupar el labio inferior, aunque con menos frecuencia.
En 9-10-56 coloqué un Bimler con el cual conseguí algunas mejoras, mas habiendo llegado a un estado estacionario insistí en los padres para que me autorizaran para la extracción de los primeros bicúspides superiores. Con mucha resistencia por parte de los padres y protestas del paciente conseguí proceder a la extracción de los primeros bicúspides en 8-7-57.
Finalmente apliqué en 20-7-57 un arco labial con bandas en 6, 3, 2, 1/1, 2, 3, 6, haciendo una tracción muy débil con muelles y después con anillos de goma entre los molares y los caninos, dejando libre los incisivos.


Resultado del tratamiento.- Desde el punto de vista cosmético, francamente aceptable, aunque el caso no está terminado, pues debo conducir la terapéutica por prudencia muy lentamente. Y a pesar de todo obtuve movimientos indeseables de los segundos premolares y molares que se desplazaron a una posición mesial aprovechando el espacio de los bicúspides extraídos actuando también la erupción de los molares.