Si ya has adivinado nuestra cuestión:
¿Quién nunca supo lo que pudo pasar aquel desgraciado verano que marcó su vida para siempre?

Cuéntanoslo en rvrno@labiela.net

PORTADA

Es difícil saberlo. Conocer la causa.
En ocasiones puede ocurrir que sin saberlo nosotros, acontece algo en nuestras vidas que trastoca y condiciona nuestro organismo.
Y es por ello que al desconocer el origen de nuestros problemas sucede que es difícil si no imposible el corregirlos adecuádamente.

Por ello, después de subir hasta las estrellas, nos podemos ver abocados al desastre y hundimiento personal.

Dicen que nunca es tarde, pero la vida es como un tren que va pasando andenes y estaciones por las que nunca se volverá a pasar y que, aún en el difícil caso de que la locomotora logre realizar un bucle imposible y lleguemos a estar otra vez en una misma estación ya visitada, no la reconoceremos como igual, y lo que es peor , ella a nosotros tampoco.

Si nuestra piedra en el zapato no se elimina de inmediato, nuestra deriva en el camino será imposible de corregir.

Por eso es tan importante saber lo que hiciste aquel último verano de tu vida.

¿Todavía no sabes lo que hiciste aquel último verano? 2ª parte y final.